Descubre los síntomas de mollera caída en bebés para su pronta atención y cuidado

¿Qué es la mollera caída en los bebés?

La mollera caída, también conocida como fontanela hundida, es una condición común en los bebés recién nacidos y lactantes. Se refiere al hundimiento de un área blanda y membranosa en la parte superior de la cabeza del bebé, donde los huesos del cráneo aún no han cerrado completamente. Esta área es conocida como fontanela anterior y es normalmente palpable y ligeramente hundida. Sin embargo, cuando la mollera está excesivamente hundida, puede ser motivo de preocupación para los padres.

Causas de la mollera caída en los bebés

Existen diversas razones por las que un bebé puede presentar la mollera caída. Algunas de las causas más comunes incluyen:

1. Deshidratación

Cuando un bebé no recibe suficiente líquido, puede deshidratarse, lo que puede llevar a la fontanela a hundirse. La deshidratación puede ocurrir debido a la falta de producción de leche materna en las madres lactantes, a la alimentación insuficiente del bebé o a condiciones médicas que interfieren con la absorción adecuada de líquidos.

2. Fiebre

La fiebre en los bebés puede causar la fontanela caída como respuesta al aumento de temperatura del cuerpo. A medida que la temperatura aumenta, el organismo tiende a perder más líquidos a través de la sudoración, lo que puede llevar a la deshidratación y al hundimiento de la mollera.

3. Infecciones

Algunas infecciones, como las infecciones urinarias o las infecciones respiratorias, pueden llevar a la mollera caída en los bebés. Estas infecciones pueden provocar una deshidratación secundaria, lo que afecta la cantidad de líquido en el cuerpo y causa el hundimiento de la mollera.

¿Cómo identificar la mollera caída en un bebé?

La mollera caída se puede identificar mediante la observación de la fontanela anterior del bebé. Normalmente, la fontanela debe estar palpable y ligeramente hundida. Sin embargo, si notas que la mollera está más hundida de lo habitual, es importante prestar atención a otros síntomas que puedan acompañar al hundimiento de la mollera. Algunas señales de alerta a tener en cuenta incluyen:

1. Irritabilidad y llanto excesivo

Si tu bebé está mostrando signos de irritabilidad y llanto excesivo, esto puede ser un indicador de deshidratación debido a la mollera caída. La falta de líquidos puede hacer que el bebé se sienta incómodo y afectar su estado de ánimo general.

2. Disminución en la cantidad de orina

La deshidratación causada por la mollera caída puede hacer que el bebé produzca menos orina de lo normal. Presta atención a la cantidad de pañales mojados que tu bebé tiene en un período de tiempo determinado. Si notas una disminución significativa en la cantidad de orina, esto puede ser un síntoma de deshidratación.


3. Boca seca y labios agrietados

La deshidratación también puede manifestarse en la boca del bebé. Si notas que la boca de tu bebé está seca y los labios están agrietados, es posible que esté perdiendo líquidos debido a la mollera caída.

¿Qué hacer si mi bebé presenta la mollera caída?

Si observas que la mollera de tu bebé está excesivamente hundida y te preocupa, es importante tomar medidas para tratar la condición y evitar complicaciones. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer:

1. Aumentar la ingesta de líquidos

Si tu bebé está amamantando, asegúrate de alimentarlo con mayor frecuencia y ofrecerle líquidos adicionales para rehidratarlo. Si tu bebé es alimentado con biberón, puedes hablar con su pediatra sobre la posibilidad de ofrecerle soluciones de rehidratación oral.

2. Controlar la temperatura del bebé

Si la causa de la mollera caída es la fiebre, es importante controlar y tratar la temperatura del bebé. Puedes utilizar métodos de enfriamiento como paños húmedos en la frente o darle un baño tibio para reducir la fiebre.

3. Consultar con el pediatra

Si la mollera caída persiste o si tu bebé muestra otros síntomas preocupantes, es importante que consultes con el pediatra. El médico podrá evaluar la situación de manera más precisa y brindarte orientación sobre cómo tratar la condición.

Preguntas frecuentes sobre la mollera caída en los bebés

1. ¿La mollera caída siempre es motivo de preocupación?

No necesariamente. En muchos casos, la mollera caída es simplemente una respuesta normal del cuerpo del bebé y no indica necesariamente un problema subyacente. Sin embargo, si la mollera está excesivamente hundida o si tu bebé muestra otros síntomas preocupantes, es importante buscar atención médica.

2. ¿Qué pasa si no trato la mollera caída en mi bebé?

Si no se trata adecuadamente, la mollera caída puede llevar a complicaciones como la deshidratación severa. La deshidratación puede tener efectos negativos en la salud del bebé y puede requerir intervención médica para su tratamiento.

3. ¿Qué otros síntomas deben tenerse en cuenta además del hundimiento de la mollera?

Además del hundimiento de la mollera, es importante prestar atención a otros síntomas como la irritabilidad, la disminución en la producción de orina y la boca seca. Estos síntomas pueden indicar deshidratación y pueden requerir atención médica.

Deja un comentario